Arcoiris

A menudo mis deseos se visten de un único color, el tuyo. Impregna mis mañanas, baña las solitarias siestas, las tardes efímeras, las noches eternas. Me cala en los huesos,

Share
Alguno de esos días

Alguno de esos días en que confundo la infelicidad con el aburrimiento y salgo de viaje con ese traje usado y viejo de explorador de emociones fuertes a la caza

Share
La vida me sale al encuentro

La vida me sale al encuentro, no lleva cartel de bienvenida, si acaso una hoguera de credos, y la angustia de las despedidas. Me quito ante ella el sombrero, observarla

Share
Merece la pena

Merece la pena estar solo si es para encontrarse a uno mismo. Si es para escucharse, para conocerse, para quererse un poco más. Merece la pena arrodillarse si es para

Share
Ojalá este amor

Un brindis por esos amores que no mueren aunque se acaben. Que siguen vivos en el recuerdo, en el cariño, en la retina. En esas viejas cartas que se escribían

Share
Siendo yo

  El recuerdo de quien fui, ha venido esta mañana a despertarme, a sacarme los colores, a pedirme explicaciones de este cambio, de mi cambio, de este giro. de mis

Share
Disfraces

De pequeña me llamaban muchísimo la atención los disfraces. Entonces no eran tan comunes, al menos no en mi casa, y un vestido que fuera «de verdad» como el de

Share
El esfuerzo de un roto

¿Y qué vamos a hacer con todo ese deseo que no nos cabe ya dentro? Que se apolilla en las cajas, como ese traje nuevo que nunca llegamos a estrenar. Ese

Share
Julieta

Me tocas con las manos el escote Me metes sin saber entre dos rejas Yo no quiero que seas mi Quijote Ni pedirte explicaciones si me dejas. Acaricias descuidado mi cintura Ese gesto que contiene una promesa, Y desatas hábilmente la locura – Quitémonos la ropa que me pesa. Me miras y me olvido de olvidarte Se cruza un gemido en mi garganta, Murmuras a mi oído lo que quieres La fuerza del deseo me atraganta. Me tocas con las manos el escote Me pides susurrando: – Estate quieta Yo no quiero que me busques de rebote Ni sentir que me muero cual Julieta.     Photo by ian dooley on Unsplash

Share